El origen de la Universidad de Sevilla fue el Colegio de Santa María de Jesús, fundado por el Arcediano Maese Rodrigo Fernández de Santaella a finales del S.XV.

En el siglo XVI (1505), una Bula del Papa Julio II, otorga al Colegio la facultad de impartir grados en Teología, Filosofía, Derecho, Medicina y Artes.

En 1551, el Concejo de la ciudad le traspasa la Real Provisión que concedía un Estudio General. La fundación de Maese Rodrigo pasaba así a ser oficialmente Universidad, gozando de todos los privilegios de las demás Universidades del Reino.

De los Estatutos de 1621, se desprende que la Universidad de Sevilla se componía de varias Facultades: Teología, Cánones y Leyes, Medicina y Artes, y otorgaba los grados de Bachiller, Licenciado y Doctor en todas las Facultades, junto con el de Maestro por la Facultad de Artes.

Durante el reinado de Carlos III, tiene lugar el afán reformador del siglo XVIII. Es entonces cuando se concede a la Universidad una nueva sede en la calle Laraña, se trataba de la Casa Profesa de la recién expulsada Compañía de Jesús (actual facultad de Bellas Artes).

En la Universidad de Sevilla la materialización de la Reforma Ilustrada se materializó con el Plan de Estudios de Olavide, de 1768. Es entonces cuando nace la idea de la Universidad como servicio público y aparecen cursos como el de Matemáticas, propio de la preocupación de la época por las enseñanzas de las materias de ciencia. En conclusión,  podemos decir que significó el origen de la concepción de la Universidad moderna, aunque este modelo no se consolidó hasta bien entrado el siglo XIX.

En 1948, se decide una nueva ubicación para la sede de la Universidad. El lugar elegido fue la antigua Real Fábrica de Tabacos, magnífico edificio trazado por el ingeniero Van der Beer en el reinado de Fernando VI. Actualmente sigue ocupando las dependencias rectorales.

Fuentes bibliográficas:

us.es

personal.us.es

sevillapedia.wikanda.es

-Historia de Sevilla (José María de Mena).

Deje su comentario

comments