La relación histórica de Sevilla con su río, ha sido una constante que ha llegado hasta nuestros días. El Guadalquivir ha deparado a la ciudad grandes disgustos en forma de catástrofes (riadas, desbordamientos, etc), pero también ha tenido una tremenda importancia desde el punto de vista económico (relaciones comerciales tanto con América y Europa). Así mismo, ha constituido una barrera en la comunicación interna de la propia ciudad, ya que para pasar de una orilla a otra se utilizaban barcas ante la falta de otros medios. No sería hasta 1171 cuando se construiría el primer puente sobre el Guadalquivir, que tendría como impulsor al califa almohade Abu Yaqub Yusuf, estamos hablando del famoso puente de barcas.

Por todo esto, vamos a hacer un recorrido por los puentes que actualmente unen las dos orillas sevillanas, y que tan beneficiosos son para Sevilla.

De sur a norte, tenemos los siguientes puentes:

Puente del V Centenario: Construido entre 1988 y 1991, fue inaugurado éste último año. Se compone de dos torres de 120 metros de altura de las que salen tirantes que sujetan la plataforma por la que discurre el tráfico rodado, encontrándose ésta a 45 metros sobre el nivel del río, no siendo levadizo. Sus arquitectos fueron José Antonio Fernández Ordoñez y Julio Martínez Calzón, y toma el nombre por el V Centenario del descubrimiento de América (1492).

Puente de las Delicias: Fue construido entre los años 1988 y 1991, inaugurándose este último. Sus autores fueron Leonardo Fernández Troyano y Javier Manterola Armisen. Es un puente a dos alturas, una para el tráfico rodado y otra para el ferrocarril, siendo levadizo. Recibe el nombre de los cercanos Jardines y Paseo de las Delicias.

Puente de Los Remedios: Diseñado por Carlos Fernández Casado, sus obras transcurren entre 1966 y 1968. Su inauguración tiene lugar en el mismo 1968, no siendo móvil. Toma el nombre del vecino barrio de Los Remedios. Hasta hace unos años era conocido como Puente del Generalisimo.

Puente de San Telmo: Toma el nombre del Palacio situado a escasos metros del puente. Fue proyectado por José Eugenio Ribera, siendo los años de construcción entre 1925 y 1931, año en que se abre al público. En sus inicios era móvil en su parte central, pasando a ser fijo en 1965.

Puente de Triana: Su nombre oficial es el de Isabel II. Su inauguración tiene lugar en 1852, después de haber sido construido entre 1845 y 1852 por Gustavo Steinacher y Ferdinand Bennetot. Está inspirado en el puente del Carrousel de París, y vino a sustituir al de barcas. No es móvil.

Puente del Cristo de la Expiración: Conocido también por “Puente del Cachorro”, su nombre se debe a la portentosa imagen de Cristo que radica, en su basílica, a pocos metros del propio puente. Construido entre 1989 y 1991, es inaugurado este mismo año, no siendo levadizo. Fue diseñado por José Luis Manzanares Japón, y está inspirado en el puente Alejandro III de París.

Pasarela de la Cartuja: Fue fabricado en tierra, en concreto en la orilla de la Cartuja. Para posteriormente ser girado sobre uno de sus ejes hasta la orilla de Sevilla. Construido entre 1988 y 1989, se inaugura este mismo año. Sus arquitectos fueron Fritz Leoelnhardt y Luis Viñuelas, y tiene el nombre de la antigua fábrica de la Cartuja, próxima a la pasarela. No es levadizo.

Puente de la Barqueta: Construido de la misma manera que la Pasarela de la Cartuja (es decir, en una orilla y girado hacia la otra), fue inaugurado en 1989 después de haber sido construido entre 1988 y 1989, no siendo móvil. Sus ideólogos fueron Juan José Arenas y Marcos Pantaleón. Su nombre proviene de la antigua puerta de la Barqueta, que formaba parte del sistema de murallas de la ciudad, y que se encontraba al comienzo de la calle Calatrava (próxima a la rotonda con Torneo).

Puente del Alamillo: Diseñado por Santiago Calatrava, fue construido entre 1990 y 1992. Inaugurándose el mismo año del comienzo de la Expo`92. Destaca por la inclinación de su soporte principal, del que salen numerosos tirantes que hacen de este puente un gran espectáculo visual. No es móvil.

Para ir concluyendo, vamos a mencionar 2 puentes que en la actualidad no se utilizan para cruzar el río. Aunque uno de ellos, si tuvo ese uso hace relativamente poco tiempo.

Puente de Alfonso XIII: Conocido también como puente de Hierro, fue ideado por José Delgado Brackenbury. Construido entre 1920 y 1926, se inaugura este mismo año, tomando el nombre del monarca que por entonces reinada en España Alfonso XIII. De carácter móvil, fue desmontado en 1998, encontrándose junto al puente de las Delicias. Actualmente su emplazamiento son las instalaciones portuarias, donde se encuentra en estado de abandono.

Puente de San Bernardo: Sus arquitectos fueron Juan talavera y José Luis de Casso Romero, siendo 1924 el año de su construcción. Es de estilo regionalista, y toma como referencia el puente de Toledo, en Madrid. No es levadizo.

Orden de las fotos: Puente de San Bernardo, Puente de Alfonso XIII, Puente del Alamillo, Puente de la Barqueta, Pasarela de la Cartuja, Puente del Cristo de la Expiración, Puente de Triana, Puente de San Telmo, Puente de los Remedios, Puente de las Delicias, Puente del Quinto Centenario.

Fuentes bibliográficas:
-Sevilla y sus puentes (Nicolás Salas).
sevillaguia.com
factoriaurbana.com
sevillaninismo.com
sevillapedia.wikanda.es
historiadesevilla.wordpress.com
galeon.com

Deje su comentario

comments