La Plaza del Salvador es el nexo de unión en el que confluyen las Calles Sagasta, Cuna, Córdoba, Villegas, Blanca de los Ríos y Álvarez Quintero.

Esta plaza, situada junto a la gran Mezquita Aljama, sería desde la época califal un importante centro en la Sevilla Andalusí, alrededor de la cual estaría el zoco del siglo XI.

Su edificio más importante, fue la antigua Mezquita de Ibn Adabbas, transformada para el culto cristiano tras la Reconquista de Sevilla por la Corona de Castilla, y que estuvo en pie hasta 1671, cuando fue derribada para erigir el nuevo templo actual.

Sabemos que una parte de la plaza fue usada como cementerio hasta el siglo XVI, quedando sin urbanizar durante muchos años, hasta que a mitad del siglo XIX se decide su remodelación. En 1846, se aprueba un proyecto del arquitecto Balbino Marrón, por el que se construye un paseo a modo de salón en su centro, rodeado de bancos con respaldos de hierro y arbolado.

Poco duró la configuración de la plaza, pues en 1861 fue desmontada y sustituida según otra remodelación llevada a cabo por Heredia Tejada. Al final del primer cuarto del siglo XX se instala en ella el monumento a Juan Martínez Montañés, y años más tarde, en 1970, se plantan en ella naranjos en sustitución de los antiguos chopos allí existentes.

En relación a las construcciones más relevantes de la Plaza del Salvador, podemos encontrar los siguientes:

La Iglesia Colegial del Salvador:

Iglesia de estilo barroco y planta rectangular de tres naves de igual altura y pequeñas capillas alrededor. Su núcleo central se cubre con bóveda de cañón, mientras que los demás tramos están cubiertos con bóveda de arista y el crucero con una gran cúpula con linterna sobre tambor.

La decoración pone una nota de moderado barroquismo, tanto en los paños interiores como en la fachada monumental, acomodada a la estructura interior del templo, que presenta un pesado frente a la manera de las iglesias contrarreformistas.

Su grandiosa arquitectura es digna de la riqueza que encierra, en especial en imaginería religiosa. Destacan la imagen del Señor de Pasión, de Juan Martínez Montañés, y la del Cristo del Amor, de su discípulo Juan de Mesa, máximos exponentes de la imaginería andaluza clásica y barroca respectivamente.

Iglesia del antiguo Hospital de Nuestra Señora de la Paz:

Se encuentra sobre el solar que en otros tiempos fue ocupado por sucesivos hospitales desde el siglo XIV.

Hay noticias del Hospital de San Cosme y San Damián, que posteriormente fue llamado Hospital del Salvador y de la Misericordia. En los primeros años del siglo XVI se convierte en Hospital de Bubas, y en 1574, tiene lugar su donación a favor de los Hermanos de San Juan de Dios, quienes lo han mantenido y conservado hasta nuestros días, a excepción de los paréntesis habidos durante las exclaustraciones.

De esta iglesia destaca su fachada simétrica, con dos torres a los lados que aparecen coronados por agudos chapiteles y la elaborada decoración barroca de la portada.

Soportales de piedra:

Adosados a la fachada de la iglesia del Hospital de la Paz, se conserva un inmueble de estructura poco habitual hoy en Sevilla, pues presenta en su planta baja una galería de soportales sobre viejas columnas de piedra de desigual altura que se compensa con recrecidos en sus basamentos, también de piedra.

Monumento a Juan Martínez Montañés:

Obra del escultor sevillano Agustín Sánchez Cid, el monumento fue realizado en 1924 y colocado en esta plaza, aunque para su emplazamiento se estuvo considerando también su ubicación en la de san Lorenzo en la Magdalena.

En 1970, fue trasladado a la Avenida de la Constitución, al pie de la Catedral, y allí permaneció hasta 1983, año en el que se lleva a cabo la peatonalización de la Plaza del Salvador, que toma su configuración actual.

La imagen de Montañés aparece sentada, fundida en bronce, y llevando entre sus manos una gubia y una pequeña imagen de su Inmaculada conocida como La Cieguecita. Montañés se asienta sobre un amplio pedestal realizado en mármol blanco decorado con medallones de bronce y relieves de niños en las esquinas, junto con cartelas neobarrocas y el escudo de la ciudad de Sevilla.

Fuentes bibliográficas:

-Diccionario histórico de las Calles de Sevilla (Alejandro Collantes de Terán).

-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).

sevillapedia.wikanda.es

artesacro.org

curiosasevilla.blogspot.com.es

sevillatequiero.blogspot.com

 

Deje su comentario

comments