cristomieles05Uno de los lugares más visitados del Cementerio de San Fernando de Sevilla, es la rotonda principal del mismo, donde nos encontramos con la maravillosa imagen de un Cristo crucificado. Estamos hablando del Cristo de las Mieles.

Esta talla que representa el momento de la crucifixión de Jesús, es una obra en bronce del escultor sevillano Antonio Susillo, que fue autor de múltiples esculturas repartidas por nuestra ciudad.

Susillo al admirar su obra ya finalizada, se percató de que le había colocado los pies al revés al crucificado. Se dice que su equivocación le causó tal depresión que acabó suicidándose, a la edad de 39 años.

En esa época, los suicidas eran enviados al cementerio civil, pero Sevilla, pidió que el escultor fuese sepultado debajo de la que era su última obra. Y así fue autorizado por los órganos eclesiásticos competentes.

Pasado el tiempo, se evidenció que de la boca del Cristo brotaba miel, de ahí le vino su nombre, estableciéndose la creencia de que era un milagro de la imagen. Hecho éste, que fue desmentido al estudiar el fenómeno, comprobando que la existencia de miel en la boca del Cristo, venía provocada por la presencia de un panal de abejas en el interior de la imagen al haber sido realizada hueca, debido al gran peso que debería soportar una vez colocada en su lugar.

Si tiene la oportunidad de visitar al Cristo de las Mieles, no la desaproveche…..

Deje su comentario

comments