Es en el año 1575, cuando se funda la Hermandad del Museo en la Parroquia de San Andrés. Un grupo de plateros, deciden rememorar el momento de la Expiración de Nuestro Señor.

Este grupo se decide a contratar con un escultor de Córdoba (Capitán Cepeda), la hechura de un crucificado representando el momento de la muerte de Jesús.

En el contrato que firman con Marcos Cabrera, que era su verdadero nombre, acuerdan que la obra se realice en pasta de madera para restar peso a la talla, ya que sería llevada por los hermanos para darle culto.

En este compromiso entre escultor y hermanos, se dejó bastante claro que a la conclusión de la talla, los moldes que habían servido para realizar el Cristo, debían ser destruidos para evitar su posible reproducción. Y así fue, en el empeño por cumplir lo acordado, los hermanos rompieron dichos moldes y los arrojaron al Guadalquivir…..

Fuentes bibliográficas:
-Leyendas, tradiciones y curiosidades históricas de la Semana Santa de Sevilla (Vicente Rus Herrera y Federico García de la Concha).
unpocodesevilla.blogspot.com
cofrades.sevilla.abc.es
elgolgota.wordpress.com
leyendasdesevilla.blogspot.com

Deje su comentario

comments