La iglesia de San Ildefonso fue una de las veinticuatro parroquias en las que se dividió Sevilla, tras su Reconquista por San Fernando en 1248.

El primitivo templo existía ya en época visigoda, basándose en el hallazgo de una lápida sepulcral de un presbítero  llamado Saturnino, fallecido en 657 y que estuvo dedicado al apóstol San Bartolomé. La mencionada placa subsistió en el templo hasta el año 1649, fecha en la que según José Gestoso,con la precipitación de abrir sepulturas para los apestados, se perdió o quedó enterrada”.

En época musulmana se construyeron en este lugar unos baños y una mezquita. En el repartimiento de la ciudad que siguió a la Reconquista, los citados baños correspondieron a Dª. Juana de Ponthieu, segunda esposa del Santo Rey. Por su parte, el historiador Félix González de León asevera que el primitivo templo conservaba forma de mezquita.

El primitivo templo debió erigirse hacia mediados del siglo XIV, respondiendo a la estética mudéjar predominante en las parroquias sevillanas en ese momento. El paso del tiempo y los daños causados por el terremoto de Lisboa de 1755 arruinaron la iglesia, obligando a su demolición y posterior reconstrucción.

El 12 de enero de 1794 se puso la primera piedra del nuevo templo concluyéndose en 1841. El proyecto de construcción se debe al académico Julián Barcenilla, que lo dotó de una traza neoclásica conforme a los gustos imperantes por entonces, debiéndose la ejecución al arquitecto José Echamorro.

El 21 de enero de 1816 se trasladó a S. D. M. desde la Iglesia de San Nicolás hasta la nave de la Epístola del nuevo templo, donde quedaría instalada la Parroquia hasta la conclusión de las obras.

El 30 de octubre de 1841, se procedía a la bendición de la nueva edificación, totalmente terminada, por el Arzobispo D. Francisco Javier Cienfuegos. En este punto es imposible dejar de hacer mención del Rvdo. D. Matías Espinosa, Párroco de San Ildefonso desde 1803 y gran impulsor de la reconstrucción del templo. Cuando falleció el 18 de abril de 1839 se sepultó su cuerpo en el coro, a los pies del Altar Mayor.

La iglesia de San Ildefonso posee dos portadas, la principal a los pies de la iglesia y abierta a la plaza de su nombre, y otra lateral en la nave del Evangelio. La portada principal presenta la singularidad de poseer dos torres gemelas, que cobijan un pequeño atrio. Esta portada se organiza en dos cuerpos. El inferior cobija una puerta, cuyas jambas enmarcan un arco rebajado. A uno y otro lado aparecen cuatro columnas pareadas de orden jónico que sirven de soporte a un breve entablamento, constituido por un arquitrabe de tres fajas, friso y cornisa volada que sirve de asiento al segundo cuerpo. Éste contiene una hornacina semicircular con bóveda de cuarto de esfera que cobija a la imagen pétrea del santo titular del templo. Dicha hornacina se flanquea por seis columnas de capiteles corintios, distribuidas en dos grupos de a tres sobre cuatro podios, de las que las dos interiores sustentan un entablamento, y las dos exteriores un frontón semicircular partido que enmarca el conjunto y en cuyo tímpano se localiza el escudo episcopal de San Ildefonso. Sobre este frontón se hallan seis jarrones, similares a los cuatro que sobre sus respectivos podios y distribuidos de dos en dos se contemplan a ambos lados de la hornacina. La portada se remata por frontón triangular. Los laterales y el dintel que presentan los paramentos son de tipo almohadillado.

La cúpula se asienta sobre un tambor con vanos en forma de arcos de medio punto, a cuyos lados se muestran pilastras pareadas dóricas. El anillo se corona por jarrones blancos. Similar composición se aprecia en la esbelta linterna que remata la cúpula.

Indudable interés poseen las torres gemelas. Se organizan en tres cuerpos decrecientes. El inferior es de planta cuadrada y se decora con fajas almohadilladas, pilastras dóricas y óculos ciegos en su mayoría. Se remata por entablamento con arquitrabe, friso con triglifos y cornisa volada. El segundo cuerpo tiene planta octogonal, con cuatro lados mayores en los que aparecen arcos de medio punto, flanqueados por pilastras, y otras tantas balaustradas. En los lados menores se localizan cuatro columnas jónicas sobre podios que soportan un entablamento. La torre del lado del Evangelio alberga el campanario en este segundo cuerpo. El tercero de los cuerpos es de planta circular con ocho vanos constituidos por arcos de medio punto, de los que cuatro poseen balaustrada, y sobre todos ellos otros tantos óculos. En este caso, las columnas de capiteles corintios  también descansan sobre podios y alcanzan toda la altura de este cuerpo. Las torres se coronan por cupulines similares al tercer cuerpo y como éste se decora con jarrones.

Hay que destacar el cromatismo que ofrece esta fachada, que se dinamiza con el rojo y amarillo de los paramentos, el blanco de las columnas, pilastras y jarrones; y el gris de la piedra de capiteles, frontón, etc.

Más sencilla resulta la puerta lateral del lado del Evangelio. Como la principal también presenta un arco rebajado. A uno y otro lado de la puerta y sobre podios de piedra se encuentran cuatro columnas pareadas blancas de orden dórico, que sirven de asiento a un breve arquitrabe, del que lo más notable es el friso de triglifos y metopas.  La portada se corona por frontón triangular sobre pilastras dóricas. No faltan como elemento decorativo los ya conocidos jarrones sobre podio. Bajo el frontón una pareja de angelitos sostiene una placa de mármol con inscripción alusiva a las virtudes de San Ildefonso.

El paramento exterior del templo que da a la Calle Rodríguez Marín se organiza de forma análoga a la fachada principal. En el lienzo de muro inmediatamente anterior a la torre, se ubica un retablo cerámico de Nuestro Padre Jesús Cautivo y Rescatado, de notables proporciones, enmarcado por pilastras dóricas y coronado por frontón triangular. La efigie del Señor se debe al prestigioso pintor Antonio Kiernam Flores, habiendo salido la pieza de la trianera Fábrica de Cerámica Santa Ana en 1955.

Fuentes bibliográficas:

-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso Bueno).

-Iglesias de Sevilla (Manuel Jesús Roldán).

-Paseando por la Sevilla antigua (Jaime Passolas Jáuregui).

-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Jáuregui).

parroquiasanildefonso.wordpress.com

leyendasdesevilla.blogspot.com.es

sevillaguia.com

sevillapedia.wikanda.es

conociendosevilla.blogspot.com.es

Deje su comentario

comments