La portada de la pasada Feria de Abril, tomaba como referencia a dos edificios relevantes de nuestro patrimonio histórico-artístico, nos referimos a la Central de Telefónica ubicada en la Plaza Nueva y al Museo de Bellas Artes situado en la Plaza del Museo. Hoy, te hablamos un poquito de ambos.

La Central de Telefónica.

Situado en la Plaza Nueva junto al Arquillo del Ayuntamiento, el edificio de Telefónica (1926-1928) es una obra clave de Juan Talavera y Heredia. La decoración toma los modelos barrocos de la Iglesia de San Luis, el Palacio de San Telmo, y la Iglesia de la Magdalena. La característica rejería de Talavera cede presencia a esta ornamentación de inspiración tomada del siglo XVIII, pero los arcos de las ventanas y el ladrillo visto se mantienen como elementos definitorios.

El edificio se caracteriza por su elaborada ornamentación, constituyendo uno de los mejores ejemplos de la arquitectura neobarroca sevillana. También tiene, como nota diferencial, el acertado juego de la bicromía empleada en sus fachadas, combinando el color ocre-rojizo del ladrillo con el gris de la piedra labrada, con el que además se reviste toda la planta baja.

Un elemento especialmente singular es su bello mirador, también marcado por la omnipresente bicromía, de tres cuerpos de altura y decrecientes en sección, que evoca la silueta de la Giralda. Con un primer cuerpo de base cuadrada y los dos superiores achaflanados, se abren con un solo hueco a cada lado y se rematan con bolas y pináculos, coronándose todo el conjunto con un chapitel que acaba con una veleta.

El Museo de Bellas Artes.

En principio fue el Convento de la Merced. Tras unas remodelaciones promovidas en el siglo XVII por Fray Alonso de Monroy, y ejecutadas por el arquitecto y escultor Juan de Oviedo y de la Bandera a partir de 1603, se comienza el edificio que actualmente contemplamos, después de derribar el antiguo convento que ocupaba el solar, terminándose la obra principal en 1612.

La portada es obra que ha sido atribuida a Lorenzo Fernández Iglesias, Realizada en dos cuerpos de altura, el primero presenta columnas pareadas con fustes labrados con motivos vegetales, apareciendo en el centro el escudo de la Merced. El segundo cuerpo, más pequeño, queda enmarcado entre columnas salomónicas donde apoya un frontón curvo partido, y en el centro incluye una imagen de la Virgen de la Merced. Aún sin estar documentado, cabe pensar que esta portada pudiera ser obra de fray Alonso de la Concepción, religioso mercedario y maestro arquitecto general de la orden, que trabajaba en Sevilla a principios del XVIII, fecha de ejecución de esta portada.

Tras la Desamortización de Mendizábal (1835-1839), el que fuera Convento de la Merced pasó a ser Museo de Bellas Artes en el año 1839, siendo actualmente la segunda pinacoteca en importancia de España. Acoge, actualmente, obras de pintores tan importantes como Zurbarán, Murillo y Valdés Leal.

Fuentes bibliográficas:
sevillapedia.wikanda.es
sevillainformacion.org
museosdeandalucia.es
-Edificios singulares de Sevilla (Ayuntamiento de Sevilla)

Deje su comentario

comments