4

En la Calle Levíes nº27, en pleno Barrio de la antigua Judería, se encuentra este magnífico palacio sevillano, en el que tuvo lugar el nacimiento de Miguel de Mañara.

Las primeras noticias que se tienen de este palacio son del siglo XV. Es entonces cuando se levanta, a instancias de la Familia de los Almansa, sobre restos de edificaciones anteriores que incluían una casa mudéjar. De aquella primera edificación aún se conservan zócalos con pinturas murales en una de las salas de la planta baja, probablemente realizadas en el segundo tercio de ese mismo siglo.

El auge económico de Sevilla durante el siglo XVI, trajo como consecuencia para la ciudad la llegada de extranjeros que buscaban riqueza y prosperidad. Entre ellos estaba Tomás de Mañara Leca y Coloma, que adquirió la casa por 13.000 ducados de plata, y que a su muerte deja como heredero a su hijo Miguel, que lejos de aspiraciones comerciales dedicó los últimos años de su vida a obras de caridad, siendo gran benefactor del Hospital de la Caridad y revitalizador de la Hermandad allí constituida.

En el siglo XIX, y durante la invasión napoleónica, el palacio es utilizado como cuartel de las tropas del Mariscal Soult, y en concreto como alojamiento de la escolta del Duque de Treviso. Durante este tiempo fue saqueado y casi destrozado, hasta el punto de quedar exento durante años del pago de impuestos para poder reparar los desperfectos ocasionados.

La Hermandad de la Santa Caridad adquiere el edificio en 1916, fecha a partir de la cual el palacio pasa por distintos usos, siempre relacionado con actividades industriales. Algo más tarde, a partir de 1950 y hasta 1970, fue usada como escuela pública. Posteriormente y tras un período de abandono total, queda incluido en el Plan de Rehabilitación del Barrio de San Bartolomé (Antigua Judería) con unas obras que, según proyecto de 1989 se habilita para sede de la Dirección general de Bienes Culturales de la Consejería de Cultura y Medio Ambiente de la Junta de Andalucía.

Consta de dos plantas, muestra su sobria y amplia fachada a la Calle Levíes, y en ella destaca su portada de mármol, estructurada a partir de un vano rectangular, enmarcado por columnas toscanas de fuste acanalado que apoyan sobre pedestales decorados con atributos militares. El entablamento, siguiendo el orden clásico, lo compone el arquitrabe, el friso y la cornisa.

La casa responde a la tipología propia del Renacimiento, aunque con el paso del tiempo las distintas circunstancias históricas le han aportado modificaciones que no le han hecho perder su aspecto original.

Interiormente se organiza en tres zonas distintas y diferenciadas, la zona noble para los propietarios, la de servicio, y la de cuadras. Su entrada se hace a través del zaguán y patio primero con apeadero, que accede a un amplio patio central con galería de columnas en las dos plantas y una fuente de mármol en su centro. Uno de sus frentes no tiene arquería, quedando sustituida por zapatas de madera, propias de los patios sevillanos del Renacimiento, donde sólo aparecen cubiertos con arcos tres de sus lados. La zona de servicios, ubicada a la derecha de la fachada según se entra, se desarrolla alrededor de un patio lateral sin galerías; y la de cuadras está a la izquierda del patio-apeadero, con fachada a la misma Calle Levíes.

El palacio conserva parte de las cubiertas antiguas del edificio, realizadas con estructuras de madera, tanto planas como en artesas. Los techos planos, existentes en algunas dependencias, están formados por vigas de madera y tablazón normal, excepto en la sala situada al fondo del patio, donde se encuentran las pinturas, cuya tablazón está formada por azulejos. Existen interesantes artesonados en la planta alta, en los salones de fachada, crujías del patio principal y en las dependencias que se abren al patio cuadrado.

Fuentes bibliográficas:

-Sevilla. El casco antiguo. Historia, arte y urbanismo.

-iaph.es

sevillapedia.wikanda.es

siglosdesevilla.blogspot.com.es

culturadesevilla.blogspot.com

sevillapatrimonio.blogspot.com

sevillacb.com

secretosdesevilla.com

 

Deje su comentario

comments