Publicado en 2017 por la Editorial de la Universidad de Sevilla, su autor es Vicente Lleó Cañal.

Este libro es un completo estudio sobre el conjunto arquitectónico palaciego denominado como Casa de Pilatos, el cual pertenece a la Casa Ducal de Medinaceli. En sus estancias hay cinco siglos de historia arquitectónica que se han ido superponiendo a lo largo de los tiempos.

Esta obra se encuentra dividida en la siguientes secciones:

Introducción. Donde se documenta el nombre que recibió este palacio sevillano, habiendo diversas versiones sobre el origen de su nombre.

El Palacio de los Adelantados. Los inicios de la propiedad se encuentran en 1483 con la adquisición por parte de Pedro Enríquez y su esposa Catalina Ribera de unas casas, que son el origen del palacio. Se describen los espacios que se fueron incorporando, los herederos iniciaron nuevas reformas, incorporando el mármol italiano. Todo el núcleo gótico-mudéjar se mantuvo.

El primer Marqués de Tarifa, Fadrique Enríquez. El palacio de Don Fadrique, con él se amplía el palacio, las obras, artistas que intervienen en la construcción y decoración. La portada principal a la manera romana, la escalinata principal del conjunto, la decoración y las pinturas murales del siglo XVI de temática humanística.

El primer Duque de Alcalá. Fue Virrey en Nápoles desde 1558 hasta 1571. Su colección arqueológica es de gran relevancia, siendo la escultura clásica su gran pasión. Comprando obras en el mercado de anticuarios italianos.

El tercer Duque de Alcalá, Don Fernando. Nuevas obras en palacio, las pinturas murales de temática mitológica del techo del llamado “Salón Pacheco”, realizadas por Francisco Pacheco. Las pinturas murales del techo del llamado gabinete, la biblioteca, la decoración de las estancias.

Las colecciones artísticas del tercer Duque de Alcalá. Tenia una tremenda predilección por la pintura, reuniendo obras de diversas temáticas y de destacados artistas. Documentados en los inventarios realizados, obras de artistas españoles, italianos, nórdicos y flamencos.

Epílogo. Los bienes pasan a la Casa Ducal de Medinaceli, siendo el palacio relegado a un segundo plano y a un progresivo deterioro, muchas obras de arte son enviadas al palacio madrileño de los Medinaceli. En el siglo XIX el palacio inicia una recuperación y esplendor.

Disponible en librerías y en la editorial de la Universidad de Sevilla.

 

 

Deje su comentario

comments