Ubicada en la parte norte de la Catedral, la Calle Alemanes, es el nexo de unión de las calles Placentines, Argote de Molina (Cuesta del Bacalao), Hernando Colón y av. de la Constitución.

Debe su nombre, al hecho que ella estuvieran asentados los mercaderes de origen alemán. Fue llamada “Calle de las Gradas”, por las que tiene a lo largo de la fachada del Patio de los Naranjos, y que flanquean la Puerta del Perdón. La cual tiene un magnífico arco de herradura y una puerta de arquitectura almohade. En la parte superior podemos contemplar un relieve que representa la expulsión de los mercaderes del templo.

Dichas gradas fueron un importante eje comercial, al estar situada entre la antigua Alcaicería Mayor, y el Cabildo de la ciudad (Corral de los Olmos) y el puerto.

La calle fue perdiendo su importancia durante el siglo XV, al trasladarse el Cabildo al actual edificio del Ayuntamiento en la Plaza de San Francisco. Así como consecuencia de la construcción de la Casa Lonja de Mercaderes (Archivo de Indias), donde luego se concentró el comercio del puerto. Pero siguió siendo calle muy céntrica, comercial y con mucha vida picaresca, como bien refleja la literatura de la época.

Hoy en día, observamos antiguos soportales con columnas de piedra, elementos de una arquitectura popular ya pasada y de la que hoy quedan pocos ejemplos en Sevilla.

Fuentes bibliográficas:

-Diccionario histórico de las calles de Sevilla (Antonio Collantes de Terán).

sevillapedia.wikanda.es

Deje su comentario

comments