00-00085jaLa Fundación Focus-Abengoa, con motivo de su 25º aniversario en el Hospital de los Venerables (1991-2016), presenta la segunda semana de noviembre la exposición “Velázquez. Murillo. Sevilla”, que cuenta con la colaboración del Museo Nacional del Prado, que prestará cinco obras. Gabriele Finaldi, su comisario y director científico, propone a través de las 19 pinturas seleccionadas la relación y puntos de encuentro de los dos grandes maestros propiciados por la ciudad de  Sevilla, tanto en el desarrollo de un lenguaje naturalista como de los modelos iconográficos o el singular modo de abordar la pintura de género.

La exposición supone la culminación por parte de la Fundación de una línea rigurosa llevada a cabo en los últimos años, y que ha tenido al Barroco como centro de su actividad en sus diferentes facetas (artes plásticas, música, seminarios, biblioteca y gabinete de estampas), de una  entidad preocupada por la investigación y la divulgación cultural. Una de las tareas fundamentales de la Fundación ha sido velar por el patrimonio artístico de Sevilla, con la recuperación de Santa Rufina de Velázquez, que supuso el inicio de una labor más trascendente como fue la creación del Centro de Investigación Diego Velázquez en los Venerables, en el que se conservan pinturas del autor de Las Meninas, junto a obras de Murillo, Zurbarán o Martínez Montañés, que recrean el universo pictórico en los años de formación de Velázquez en Sevilla.

En 2014 se comenzó a trabajar en este proyecto expositivo, bajo la dirección científica de Gabriele Finaldi. El comisario de la muestra y director de la National Gallery de Londres plantea una mirada innovadora sobre las relaciones y afinidades de Diego Velázquez (1599-1660) y Bartolomé Esteban Murillo (1617-1682), dos pintores formados con una generación de diferencia en una Sevilla abierta y culta, donde la pintura gozaba de un gran reconocimiento cívico.

En la selección de 19 pinturas que compondrán la exposición, nueve de Velázquez, fechadas entre 1617-1619 y 1656, y las diez de Murillo, datadas entre 1645-1680, los visitantes se reencontrarán con la inteligencia pictórica y el virtuosismo técnico de ambos maestros. A través de una serie de parejas y tríos de obras soberbias se podrá observar en el recorrido las nuevas iconografías de devoción, o innovadoras formas de representar la vida cotidiana y la intimidad familiar, desarrolladas por Velázquez y Murillo, que les sirvió para llegar a lo esencial del alma humana y conectar directamente con el espectador.

Más información en velazquezmurillosevilla.com

Deje su comentario

comments