11824972_464448063714711_502744105932973292_nUno de los principales valores patrimoniales, que la devoción al Señor del Gran Poder (patrimoniodesevilla.es/el-senor-del-gran-poder) ha aportado a lo largo del siglo XX a la Ciudad de Sevilla y a su Semana Santa, es la proliferación de retablos cerámicos callejeros dedicados al Señor, hoy comunes en las fachadas y viviendas particulares de la ciudad.

El origen de esta proliferación fue la idea de colocar en la fachada, que da a la plaza, de la Capilla propiedad de la Hermandad en la Parroquia de San Lorenzo, de un azulejo pintado con la Imagen del Señor del Gran Poder al que poder rezar cuando las puertas del templo ya estuvieran cerradas.

El azulejo del Señor, que reproduce fielmente a la Imagen completa, cargando con la cruz y con la Túnica de los Cardos en una hornacina de medio punto como la de la propia capilla, se ubica en un retablo de corte plateresco, realizado con la inspiración de los propios azulejos del s. XVII de los valladares del interior de la Parroquia. A ellos se añade un tejadillo y dos faroles con luminarias, en una iconografía de la retablística cerámica hoy consolidada, acorde a la Sevilla de la época. El autor del retablo es el ceramista Manuel Rodríguez Pérez de Tudela.

El azulejo en sí tiene unas dimensiones de 1,50 de alto por 1,20 de ancho, y fue bendecido el 31 de Marzo de 1912 (Domingo de Ramos).

Deje su comentario

comments