Fechado en 1756, está situado en la Plaza del Triunfo, a la espalda del Archivo de Indias, y mirando al monumento de la Inmaculada. Contiene una imagen de Nuestra Señora del Patrocinio, sobre una columna barroca, en agradecimiento por la suerte que tuvo Sevilla durante el terremoto del 1 de noviembre de 1755, en Lisboa.

Produjo un incendio y minutos después un posterior maremoto, que, si bien, vino a apagar las citadas llamas, destruyó prácticamente todo lo que quedó en pié en la zona baja de dicha ciudad.

Este terremoto afectó a numerosas iglesias y templos de la diócesis de Sevilla. Sucedió cerca del mediodía de la festividad de Todos los Santos, en tanto se celebraba solemne pontifical en la Catedral, por lo que la ceremonia tuvo que ser acabada en el exterior del citado templo.

El Cabildo Catedral hizo voto perpetuo de cantar solemne “Te Deum”, cada 1 de noviembre en acción de gracias, que desde entonces viene repitiéndose cada año. Y acordó levantar un altar en honor y honra de Nuestra Señora por su auxilio, justo en el lugar en el que se acabaron los oficios divinos de aquel día que quedó en la memoria.

El monumento se levantó en 1757, y es obra de José Tomás Zambrano. En el templete que lo corona hay una figura de la Virgen con el Niño, llamada Virgen del Triunfo o también Virgen del Patrocinio.

Fuentes bibliográficas:
sevillainformacion.org
sevillapedia.wikanda.es
-Sevilla. El Casco Antiguo. Historia, arte y urbanismo (Diego Cardoso).

Deje su comentario

comments