En la Glorieta de Bécquer, situada en el interior del Parque de María Luisa, y en un espacio de planta circular limitado por unas bancadas de asientos, se encuentra el monumento dedicado a la memoria del insigne poeta sevillano Gustavo Adolfo Bécquer (1836 – 1870).

La obra escultórica se debe al diseño del escultor Lorenzo Coullaut Valera, quien la creó en el año 1910.
Con la colaboración del arquitecto Juan Talavera y Heredia para su emplazamiento dentro del parque, y del escultor Bechini que se encargó de esculpir en mármol blanco la maqueta realizada por Coullaut Valera, el monumento fue inaugurado en 1911.

El conjunto escultórico presenta un trazado curvo que abraza a un enorme “ciprés de los pantanos”, haciéndolo formar parte del monumento. Consta de un banco con respaldo de planta octogonal sobre una pequeña grada circular donde se eleva un alto pedestal adornado con coronas de laurel y guirnaldas en relieve, y en cuya parte superior se asienta el busto del poeta.

Completa la composición un grupo de tres bellas jóvenes sentadas y agrupadas a uno de los lados, también talladas en mármol blanco, que representan estados del amor en diferentes expresiones; y dos figuras infantiles de Cupido realizadas en bronce, uno de pie que lanza sus flechas sobre las jóvenes y el otro herido, que aparece semicaído al otro lado.

Este conjunto escultórico ha quedado ya como un referente de la escultura romántica a nivel nacional. Su estilo está impregnado de delicados detalles románticos y costumbristas, que se combinan con elementos propios de las estéticas modernistas, clasicistas e impresionistas propios de la época.

Fuentes bibliográficas:
-Apuntes para conocer Sevilla (Jaime Passolas Jáuregui).
sevillapedia.wikanda.es
sevillanisimo.es
sevilla.org
griegoantiguo.wordpress.com

Deje su comentario

comments