Si nos damos un paseo por la Calle Sierpes, y accedemos a ella desde la Plaza de La Campana, llegamos rápidamente hasta el “Cronómetro”.

Justo al lado, podemos contemplar este azulejo, que hace mención a la existencia en otro momento de la historia, de un jardín botánico en este lugar.

Estamos hablando del que perteneció al médico sevillano Nicolás Monardes. En él conoció, estudió, investigó y llegó a cultivar productos que eran absolutamente desconocidos en Europa. Como por ejemplo, la piña, el cacahuete, el maíz o la batata. Además, en este jardín, tuvo la oportunidad de estudiar un producto de una elevada importancia para Sevilla, como fue el tabaco.

En este rincón de la Calle Sierpes, encontramos un trocito de la historia de Sevilla…

Fuentes bibliográficas:

sevilla.org

paseosporsevilla.blogspot.com.es

Deje su comentario

comments