Es una de las piezas más relevantes que podemos encontrar en el Museo de la Cerámica de Triana.

Pintado en 1903, por Manuel Arellano, procede de la Fábrica de Cerámica Santa Ana de Triana.

Tiene 2 metros de alto, por 1,80 de ancho. Como curiosidad es destacable mencionar, que el Señor viste la túnica que se “perdió” en el siglo XIX.

Este monumental azulejo, forma parte de la colección municipal del Ayuntamiento de Sevilla.

Fuentes bibliográficas:

sevilla.abc.es

sevillaciudad.sevilla.abc.es

Deje su comentario

comments