La fundación del Convento de San Pablo tiene lugar por Fernando III en 1248. Quien favoreció este hecho otorgando unas casas próximas a la Puerta de Triana, lugar donde estuvo hasta la desamortización de 1835, llegando la iglesia hasta nuestros días. Fue el primer convento de Dominicos fundado en Sevilla.

La donación y privilegios regios otorgaron prestigio al Convento de San Pablo, incorporando a su nombre el título de Real. Estos privilegios y limosnas, por parte de reyes, le hicieron pasar de su pobreza inicial a uno de los mejores y más importantes de la ciudad y de la Orden. Convirtiéndose en la Casa Grande de la Provincia de Andalucía, por su tamaño y por el alto número de religiosos que en él vivían.

Conocemos el número de religiosos que tuvo el convento, siempre las más elevadas de las seis casas que la Orden tuvo en Sevilla. A principios del siglo XVII contaba con 200 frailes. En 1650 perdieron la vida 95 religiosos, víctimas de la gran peste que asoló Sevilla en 1649. En 1757, habitaban en San Pablo 190 dominicos y en 1803, había 85, de los que 48 eran sacerdotes, 22 estudiantes, 9 Hermanos cooperadores y 6 novicios contando con una renta anual de 194.876 reales. Tras invasión francesa, en 1810, el convento fue destinado a cuartel y la iglesia pasó a ser Parroquia de Santa María Magdalena en sustitución de la que había sido demolida en 1811.

Con el descubrimiento de América, San Pablo llego a tener una gran proyección evangelizadora en América y Filipinas, hacia donde iban los frailes embarcados en Sevilla. Este hecho tenía como consecuencia, la permanencia en Sevilla de los futuros Dominicos misioneros durante largo tiempo. Muy vinculado a este convento estuvo Fray Bartolomé de las Casas, de cuyas obras no hay presencia en el conjunto de libros procedentes de este convento . Curiosamente la Biblioteca Colombina fue depositada en 1544 por Doña Mencía de Toledo, cuñada de Hernando Colón, en el Convento de San Pablo, hasta que en 1552 pasó a la Catedral.

El Convento de San Pablo fue erigido en 1504 en Estudio General y en 1552 en Universidad de la Orden, por bula del Papa Julio III, cuyas aulas también estuvieron abiertas a los seglares.

De San Pablo salieron los primeros inquisidores, el Maestro Fray Miguel de Morillo y Fray Juan de San Martín. Nombrados por los Reyes Católicos para el Arzobispado de Sevilla y el Obispado de Cádiz. En San Pablo estuvieron las primeras cárceles de la Inquisición y se celebraron numerosos autos del Santo Tribunal.

La puerta que aparece en la foto, era el Arquillo de San Pablo, que daba acceso al Compás del convento. Se encontraba en la esquina de la Calle Bailén con la Calle San Pablo. También es de destacar, que en el lugar que hoy ocupa el Hotel Colón, se encontraba el maravilloso claustro. Todas estas edificaciones fueron demolidas durante el siglo XIX.

Fotografía tomada de la web elpasadodesevilla.blogspot.com

Fuentes bibliográficas:

-Sevilla Desaparecida (Nicolás Salas).

elpasadodesevilla.blogspot.com

artesacro.org

expobus.us.es

galeon.com

conocersevilla.org

Deje su comentario

comments